3 de septiembre de 1942
Mi familia y yo, éramos la familia de fracciones algebraicas con denominador 3.
Las cosas cada vez están peor. La mayoría de mis vecinas fracciones algebraicas han sido llevadas a los campos de concentración, y dudo mucho que no pase lo mismo conmigo en unos días. Durante estos días he visto a mi padre, 5x/3, otra fracción algebraica, muy pensativo; no obstante, no he querido preguntar, ya que no estamos muy buenos momentos.
Mi hermana, 2x/3,me contó que su novio 2y(6x+4) , con el que lleva seis años, es una expresión algebraica, y que se ha tenido que ir al ejército a luchar contra fracciones algebraicas como nosotros. Estaba muy deprimida, ya que realmente estaban enamorados y estaban a punto de formar una ecuación, lo que no va ser posible. Esa misma noche me quedé pensando en la posibilidad de que dejásemos de ser lo que somos y ser expresiones algebraicas normales y corrientes. Y creo que por fin se me ocurrió una idea.
5 de septiembre de 1942
Esta mañana han llamado al timbre, y todos nos hemos asustado al ver que era alguien del ejército. Sin embargo, era 2y(6x+4), quien venía a avisarnos de que esta tarde nos iban a reclutar y a llevar a un campo de concentración. Fue entonces cuando conté la idea que tuve hace dos noches.
  • YO: Creo que tengo una idea.
  • 2x/3: No seas tonta. No podemos hacer nada, ya nos lo ha dicho 2y(6x+4).
  • YO: Va en serio. He oído que existe un tal señor Schindler, el cual tiene una fábrica que al entrar te multiplica por el número que tienes en el denominador, lo que hace que este desaparezca.
  • 5x/3: Puede que tengas razón, pero no sabemos donde está esa fábrica.
  • YO: Yo sí que lo sé. Se lo oí a una familia.
Nos pusimos a meter un par de prendas cada uno en una maleta y a llevarnos las cosas más valiosas y nos pusimos rumbo a la fábrica.
Durante el trayecto, dos soldados nos descubrieron, pero 2y(6x+4) dijo que él nos llevaba con las demás fracciones descubiertas, y nos dejó escapar.
Llegamos a la fábrica muertos de cansancio, pero el señor Schindler nos dijo que si queríamos refugiarnos teníamos que demostrarles que éramos útiles en algo. Mi padre sabía usar la prensa y sabía utilizar toda la maquinaria perfectamente, mi hermana hacia unos decorados estupendos, y además, sabia hacer mantas y ropa de lanas. Mientras tanto, yo era útil para limpiar los aparatos pequeños, debido al tamaño de mis manos, y también podía ayudar a la gente enferma, ya que mi tío me enseñó un poco de medicina. Gracias a estas habilidades fuimos aceptados y en cuanto pasamos por la entrada, nos multiplicamos por tres y nuestro denominador se fue.
15 de octubre de 1942
No he podido escribir en un mes ya que he tenido mucho trabajo en la fábrica. La verdad es que el señor Schindler nos trata muy bien, nos da de comer caliente tres veces al día, y nos deja dormir las horas suficientes. Todos trabajábamos de una manera muy eficaz; no obstante, cada vez venían más y más fracciones algebraicas. Ya éramos alrededor de 1500 personas trabajando y se estaban acabando los puestos. Sin embargo, todos seguimos como si nada y sin hacer ningún comentario.
3 de marzo de 1944
Las cosas en la fábrica ya no están tan bien como antes. En cada cama dormimos tres personas por falta de espacio, y cada vez la rendición disminuye. El señor Schindler hace todo lo que puede, pero el espacio disponible está llegando a su límite.
25 de mayo de 1944
El jefe nos dio la noticia de que las expresiones algebraicas le han obligado a cerrar la fábrica, pero se le ocurrió una idea. Schindler ha sobornado a un soldado para que nos deje viajar a todos en tren hasta una fabrica más grande en el limite entre Alemania y Polonia. La verdad es que yo no creía que todo iba a salir bien, pero me equivoqué.
Ya llevamos dos semanas trabajando aquí y no ha pasado nada.
7 de mayo de 1945
Estábamos viendo la tele, y de repente vimos que los números enteros habían entrado por Normandía y han provocado la rendición de las expresiones algebraicas. Todas las fracciones algebraicas fuimos liberadas y nos dieron comida y bebida gratis. Los números enteros nos han dicho que somos las únicas que hemos sobrevivido. Nosotras dijimos que fue gracias a Schindler, pero los enteros le acusaron de violación de los derechos y explotación. Sin embargo, todas las fracciones a las que él había salvado, no podíamos permitir que se lo llevaran a prisión. Para ello, distraemos unas dos horas a los soldados enteros e hicimos que el señor Schindler escapase en coche a algún lugar muy lejano.
2y(6x+4) y mi hermana consiguieron escapar a España formar una ecuación con dos lindos resultados.
Desde entonces yo formé otra ecuación con una médica expresión algebraicas y todas las fracciones algebraicas fuimos respetadas y queridas.
MAITE ARJONA RODRIGUEZ